21 4 / 2014

Que difícil es retomar algunas cosas, que difícil que es sumergirse nuevamente en mundos vacíos, sin escapatoria…Pero más difícil es saber que la solución está a la vuelta de la esquina y no atreverse a caminar hasta ella. No tenés el valor suficiente para afrontar nuevos caminos, y para colmo cada paso que das agrega un peso extra en tus pies, desgasta cada vez más tu zuela. ¿Será quizás tiempo de cambiar de zapatos? Intentás encontrar respuesta a esa pregunta que tan cotidianamente te aqueja, pero no hay caso, las respuestas no abundan en el stock de tus días, pero las dudas, las dudas están de oferta. Y vos, poco a poco, te vas convirtiendo en el cliente número uno, y cada vez te resignás más a ese papel, se va convirtiendo en tu rol dentro de toda esta historia…esta historia de pocas aventuras, de muchos enriedos y de final incierto, esta historia que hoy rogás abandonar.